Un bar con tiradores de cerveza y… ¿crema solar?

Si la cadena de farmacias sueca, Apotek Hjärtat, ya nos había conseguido sorprender en anteriores ocasiones con sus originales y atrevidas campañas (“La valla publicitaria que se despeina cuando pasa el metro” o “El anuncio interactivo que tose a los fumadores“), esta vez lo ha vuelto a hacer.

Aunque el verano ya está en sus últimos días, no quería dejar de compartir esta singular acción de marketing. Y es que en Estocolmo, un bar llamado Barrio, cuya soleada terraza se llena de gente en los meses de más calor, ha ofrecido durante toda la temporada barra libre de crema solar con factor de protección 20 de la marca Apolosophy (una de las marcas blancas de la cadena sueca de farmacias).

Junto al grifo de la cerveza instalaron otro grifo que suministraba crema solar a sus clientes de forma gratuita para que pudieran estar tranquilamente en la terraza sin miedo a quemarse. Una muy buena acción teniendo en cuenta que los suecos no están acostumbrados a ver mucho el sol y a la mínima que se exponen acaban rojos como gambas ;)

apotek2

¿Qué os parece esta iniciativa? A mi me parece genial ya que todos deberíamos tener más precaución a la hora de tomar el sol y conocer los riesgos.

Vía: Marketing Directo

 

 

La valla publicitaria que se despeina cuando pasa el metro

Desde hace un tiempo llevo pensando que el mundo de las vallas publicitarias necesitaría una mejora para hacerlas más atractivas, porque la mayoría de las veces ni nos paramos a mirarlas. Poco a poco van siendo más interactivas y algunas empiezan a incorporar vídeo, pero tienen que anunciar algo que te interese para que de verdad pongas atención al anuncio. Por eso, la idea que hoy quiero compartir en el blog me ha parecido tan interesante y divertida! ;)

La cadena de farmacias Apotek en Estocolmo, para anunciar su nueva línea de productos para el cabello, ha tenido la genial idea de instalar una valla interactiva en el metro de la ciudad cuya protagonista se despeina cada vez que pasa el metro. ¿Cómo lo hicieron? Pues instalando unos pequeños sensores que detectaban cada vez que se acercaba un tren. Podéis ver el original resultado en el siguiente vídeo:

Vía: Mis gafas de pasta ya no están de moda