Si hace dos años McDonald’s lanzaba una campaña en la que se burlaba de la multitud de cafeterías hipster que surgieron en todas las ciudades del mundo donde para hacerte un café tardan media hora y te cobran más de 5 euros, ahora vuelve a la carga para promocionar su McCafé.

Esta vez, el objeto de sus burlas son los anuncios de café al estilo Nespresso que tienen lugar en entornos glamourosos y donde se ve a personas muy guapas disfrutando de la vida sin preocupaciones.

Está claro que a todos nos gustaría tener esas vidas de anuncio, pero la realidad es muy distinta. No tenemos tiempo que perder, aunque queremos que los productos que nos ofrezcan sean de calidad. Bajo el lema “We could”, McDonald’s te muestra todo lo que podría haber hecho en el spot para venderte su café pero que no cree necesario hacer.

Vía: Marketing Directo

Anuncios