La vida de los y las influencers es muy dura. Tener que llevar una vida healthy pero a la vez demostrar que también comen hamburguesas, patatas fritas y batidos, como la gente normal, fotografiar y retransmitir toda su vida y sus looks, aguantar los comentarios de los haters, que los paren por la calle…

Es mucho mejor ser follower. Poder vestirte como te de la gana, comer lo que te de la gana y no tener que compartir todo lo que haces a todas horas. Que te de igual lo que piensa de ti el resto de la humanidad, además de no tener que ir de viaje con miles de combinaciones de ropa diferentes para mostrarte siempre divina/o en las redes sociales.

De eso va la campaña de Diesel, #BeAFollower, para la que ha creado cinco vídeos cortos en los que se burla de los influencers y te invita a disfrutar de la vida fuera de las pantallas.

Vía: Marketing Directo

Anuncios