Hace 16 años, IKEA lanzó “Lamp”, uno de sus spots más famosos donde una familia se deshacía de una antigua lámpara y la dejaba abandonada en la basura. El espectador automáticamente sentía empatía por la lámpara aunque sabemos que los objetos no tienen sentimientos. IKEA pretendía decirnos con este spot que había que renovar las cosas y comprar otras nuevas. Si no lo recuerdas puedes verlo aquí:

El nuevo spot llamado “Lamp 2” recupera a esa lámpara abandonada en la basura y le da una nueva familia, que sustituye su antigua bombilla por una de LED, queriéndonos decir con esto que reciclemos los productos que aún puedan tener una vida útil. Una clara y nueva apuesta de la compañía sueca por la economía circular tal y como nos enseñaba también hace un año en este otro post que compartí.

Interesante giro el que ha tomado IKEA ya que su principal objetivo es vender nuevos productos, ¿no creéis?

Vía: Marketing Directo

Anuncios