A las marcas les gusta burlarse de sus competidores (como en el caso de Apple) o reírse de las nuevas tendencias de los consumidores. En este caso es KFC quien se burla de la tendencia de alimentación #healthy que está tan de moda. Y es que es muy importante comer sano pero hay veces en que nos pasamos un poco y lo llevamos a la exageración.

Y eso es lo que ha hecho la empresa de pollo frito. Ha llevado a la exageración la promoción de su nueva hamburguesa “Dirty Louisiana”. La protagonista del spot es una vlogger ficticia amante de la comida sana que se graba a modo de tutorial preparando una hamburguesa de lo más sana (y sosa) llamada “Clean Eating Burger”. Al acabar la receta aparece una imagen gigante de la nueva hamburguesa de KFC, que por supuesto es mucho más apetecible.

Además del spot, desde KFC se han encargado de hacer un blog, cuenta de twitter y de instagram para la vlogger ficticia. Allí podréis encontrar recetas de lo más “sanas” y os divertiréis un rato.

Vía: Marketing Directo