Desde hace un tiempo se han puesto de moda las cafeterías hipsters en las que hay decenas de tipos de café (que más que aportar variedad, confunden un poco), los camareros tardan una media de 15-30 minutos en prepararte y servirte el café (porque es todo muy artesano) y los precios son altos, comparados con las cafeterías convencionales.

Aún así, he de reconocer que de vez en cuando acabo en alguna de estas cafeterías porque los locales suelen ser agradables y la decoración me encanta. Además, de que suele haber cupcakes, bagels, tartas red velvet y otras americanadas del estilo de las que soy fan.

Pues bien, McDonald’s para promocionar su McCafé y demostrar que no tiene nada que envidiar a este nuevo movimiento del Slow Coffee ha lanzado una campaña en la que ridiculiza a todos los que vamos a las cafeterías “modernas”. Un spot muy divertido y en el que me he sentido bastante identificada.

Vía: Marketing Directo

Anuncios