Esta semana salió a la luz la noticia de que Amazon había abierto su primer supermercado físico, Amazon Go. El establecimiento en cuestión está en Seattle, Estados Unidos, y de momento se encuentra en fase beta por lo que solo tienen acceso los empleados de la compañía.

Su apertura al público general está prevista a principios de 2017 y básicamente se trata de un supermercado en el que para entrar tienes que disponer de una cuenta de Amazon y disponer de la app en tu smartphone. No existen las cajas de pago y toda la tienda está equipada por sensores y sistemas de análisis de imágenes que siguen a cada uno de los clientes en su circuito por el establecimiento y van contando todo aquello que colocan en el carrito de la compra.

Al finalizar la compra, el usuario simplemente se dirige a la salida y sale tranquilamente por la puerta mientras la aplicación le hace el cobro a través de su cuenta de Amazon con todo lo que ha ido registrando.

Genial, ¿no? Pues a esperar a principios del año que viene para ver cómo funciona esta primera tienda y si abren otras muchas en el resto del mundo.

Vía: Marketing Directo

Anuncios