Recientemente en Francia han instalado una serie de máquinas expendedoras algo diferentes a las que estamos acostumbrados. En lugar de dispensar bebidas o comida, proporcionan de forma gratuita pequeños cuentos y relatos breves a los viajeros del tren para hacer su espera un poco más amena.

Con solo apretar un botón en la máquina te aparece un cuento de máximo un folio de extensión. La temática de los cuentos puede ser de todo tipo, desde cuentos infantiles a relatos de ciencia-ficción. Hay más de 5.000 autores y no existe un máximo de cuentos por persona.

La idea ha tenido tanto éxito que ya se han instalado también máquinas en cafeterías o museos. Y hasta han cruzado el océano, instalando una máquina en la cafetería Café Zoetrope de San Francisco, propiedad del director de cine Francis Ford Coppola.

Short Éditions son los creadores de esta iniciativa y en el siguiente vídeo nos explican un poco más su aventura:

020304

Vía: Diario del viajero

Anuncios