Lo reconozco, soy de las típicas romanticonas a las que les encantan las películas de amor moñas. De esas a las que incluso se les suele escapar una lagrimita con la escena final.

Es por eso que no podía dejar de compartir el siguiente spot, aunque haga unos meses que salió a la luz. Se trata de la campaña que la marca estadounidense de chicles Wrigley sacó bajo el nombre de The Story of Sarah & Juan.

No debe ser nada fácil hacer un anuncio cuyo hilo conductor sean unos chicles y no creo que volvamos a ver uno tan bonito en mucho tiempo. Así que coged un kleenex y disfrutad de esta historia de amor al más puro estilo de Hollywood.

Vía: Social Underground

Anuncios