La situación es la siguiente: París, ciudad del amor, una máquina de fotomatón solitaria en un centro comercial, y cada uno de nosotros sonriendo y poniendo nuestro mejor perfil para conseguir una foto de carnet lo más decente posible. De repente aparece el flash. ¡Foto hecha! Sales a recoger la fotografía con poca convicción y pensando que lo que va a aparecer ahí no te va a gustar y de repente sucede lo siguiente…

Genial acción de la página web de contactos Meetic en Francia. Y es que ahora que estoy sin pareja no me iría nada mal que pusieran un fotomatón de estos en Barcelona ;)

Vía: Publicidad en la Nube

Anuncios