Hoy quiero compartir una acción de marketing llevada a cabo por una marca de refrescos surcoreana que me ha dejado verdaderamente alucinada. Sería muy divertido que alguna empresa similar en España hiciera lo mismo ;)

La marca en cuestión se llama ‘Chilsung Cider’ y situó una máquina de vending en un centro comercial. Cuando la gente se acercaba para pedir un refresco, la máquina y parte de la pared empezaban a girar hasta dejar a la persona al otro lado, en una especie de cámara secreta donde decenas de botellas colgaban del techo encima de una cama elástica. ¿Os imagináis qué había que hacer para conseguir un refresco?

Un contador en la pantalla de la “supuesta” máquina de vending empezaba la cuenta atrás y en 30 segundos tenías que ser capaz de alcanzar una de las botellas saltando en la cama elástica. ¿El premio? Además de obtener un refresco quien cazaba una botella podía pedir un deseo.

Eso sí, por lo que he leído solo 7 personas pudieron hacer su sueño realidad. Pero bueno, lo importante es pasar un buen rato, ¿no? Yo lo hubiera disfrutado como una niña pequeña, ya que saltar en las camas elásticas me encantaba!

Vía: Social Underground