Reconozco que me cuesta muchísimo levantarme de la cama por las mañanas. Soy de esas personas que se pone el despertador media hora antes de lo que sería “normal” para estar un rato más dando vueltas. Además, para activarme un poco necesito una buena taza de café. Por eso, este nuevo packaging de Nescafé tiene todo lo necesario para hacer mis mañanas más llevaderas.

Este despertador tiene 7 tonos diferentes y cuenta con señales luminosas. Además, al estar integrado en la tapa es necesario abrirla para que deje de sonar, lo que hace que te despiertes con un buen aroma a café y te prepares una taza inmediatamente.

Un invento muy útil que aporta valor a los consumidores al integrarse en sus costumbres diarias. Muy buena forma de estrechar el vínculo entre marca y usuario.

Visto en: La Criatura Creativa

Anuncios