Orange ha querido demostrar la eficiencia de su red móvil de alta velocidad y para ello ha escogido Instagram, la plataforma social más de moda. Empezaron siguiendo a los miembros más activos, a aquellos que sienten la necesidad de compartir sus fotos en cualquier momento y lugar, los llamados influenciadores. Especialmente dirigido a este grupo crearon #Instagallery, el hashtag que permitía exhibir tus fotografías en una sala de exposiciones de Los Ángeles sin importar desde dónde se había realizado la foto.

Al postear una foto, ésta era editada en el mismo momento y puesta en las galerías más de moda de Los Ángeles. Por último, enviaron una caja misteriosa, que contenía un vídeo, a las personas que habían realizado las fotos para demostrarles que en solo unas horas sus fotos habían cruzado medio mundo y habían sido exhibidas, convirtiéndose en obras de arte.

Este vídeo explica toda la campaña:

Vía: Territorio Creativo

Anuncios