Esta entrada va dedicada a todos los amantes del chocolate como yo, a aquellos que cuando cuando oyen la palabra mágica ya se imaginan saboreándolo. Y también va por los que acostumbramos a viajar en compañías aéreas de low cost, donde nunca sabes el compañero que te va a tocar en el asiento de al lado o los percances que van a surgir durante el viaje.

Pues bien, resulta que la marca Anthon Berg junto con TripAdvisor se han propuesto compensar a la gente con peores asientos y organizaron esta dulce acción. La cosa consistía en que escaneaban tu tarjeta de embarque y eras recompensado en mayor o menor medida según el asiento que te había tocado. Cuanto peor era el asiento de la gente, más chocolate les daban!

Me ha parecido una idea genial! Ojalá se instalara en todos los aeropuertos del mundo!

Podéis ver cómo fue la experiencia en el siguiente vídeo:

Vía: Publicidad en la Nube