Divertida acción de MINI dirigida exclusivamente a sus clientes. La acción tuvo lugar en Londres a través de unas vallas electrónicas que, al detectar un coche de la marca, emitían mensajes personalizados a los conductores.

De esta manera, saludaban a los conductores o les invitaban a parar en la siguiente salida para invitarles a un desayuno u obsequiarles con un lavado de coche gratis.

A pesar de que la tecnología no fuese muy sofisticada (la persona que introducía los mensajes en la valla estaba escondida detrás de unos matorrales) me parece una buena forma de reforzar el vínculo de los consumidores con la marca y obsequiarles. Todo ello siguiendo el eslogan que MINI lleva utilizando en sus últimas campañas, #MININOTNORMAL, que pretende hacer hincapié en la autenticidad de la marca.

Vía: La Criatura Creativa

Anuncios