Tratándose de un festival de terror lo normal sería que su publicidad también fuera terrorífica. ¿En qué consistió la campaña? Cada miembro del festival recibió un misterioso SMS en la que aparecía una imagen de su casa. Media hora después, recibieron un segundo mensaje con el nombre de la víctima y las siguientes palabras: “Estamos esperándote. En tu salón”.

Si las víctimas buscanban en Google a quién pertenecía el número de teléfono, se encontraban con un mensaje que decía: “Ahora estamos en tu cocina”. Pasados unos minutos de pánico, la organización del festival pedía a las víctimas de la broma que enviaran el mensaje “Soy carne muerta” para confirmar su participación en el festival.

En el siguiente video, se explica cómo fue la terrorífica broma, paso a paso, y algunas reacciones de las víctimas.

Vía: Marketing Directo

Anuncios