Todo el mundo ha usado alguna vez esta frase. Y aunque pueda parecer muy novedosa y actual, esta expresión no es nada nueva, sino que tiene más de 70 años. Nació en 1939, a comienzos de la Segunda Guerra Mundial, cuando, ante la inminente amenaza de invasión de Reino Unido por parte de la Alemania nazi, el gobierno británico emprendió una campaña con el fin de ensalzar el espíritu patriótico y de defensa del país.

Para ello, fueron seleccionadas tres ideas, entre las que figuraba “Keep Calm and Carry on” (mantén la calma y continúa trabajando). Curiosamente, este cartel, del que se imprimieron 2,5 millones de copias, no llegó a hacerse público, sino que fue reservado en caso de que la invasión se hiciera efectiva, un momento que por suerte nunca llegó a producirse.

Pese a que presuntamente todas las copias de esta campaña fueron destruidas al finalizar el periodo bélico, en 2000, apareció una copia entre un lote de libros viejos adquiridos en subasta por el librero Stuart Manley, de Alnwick. Dicha frase le inspiró, y decidió enmarcarla para poder exhibirla en su establecimiento; un hecho que no tardó en causar una reacción positiva entre los clientes, por lo que se decidieron a reproducirlo y vender copias. En el vídeo siguiente, se puede ver la historia de esta librería:

Con el tiempo, esta frase ha ido ganando adeptos, los cuales se han encargado de popularizarla, hasta el punto de que han aparecido toda clase de versiones, con carácter comercial, o incitando a cualquier tipo de acción. Como por ejemplo, “Keep calm and eat chocolate” o “Keep calm and go shoppping”.Keep Calm and Carry On

A su difusión han contribuido especialmente las redes sociales, cuyos muros y timeline constituyen un soporte ideal para transmitir frases célebres y todo tipo de pensamientos con un gran impacto y efecto viral. Incluso existe una página web “oficial” (http://www.keepcalm-o-matic.co.uk/) que permite fácilmente crear tu propio diseño y darlo a conocer a todo el universo 2.0.

Y aunque inicialmente se trate tan solo de un simple juego o parte de una moda impulsada por la tendencia a compartir imágenes en las redes sociales, es un claro ejemplo de como este tipo de medios puede convertir algo tan simple en un fenómeno social en el que participan millones de usuarios de todo el mundo.

Este diseño cuyo copyright expiró legalmente, se ha convertido en uno de los más reproducidos y con más variantes que podemos encontrar en toda la red, superando incluso a las variaciones de eslóganes de otras marcas comerciales populares como Nike, McDonald’s o BWM.

Fuente: http://www.puromarketing.com

Anuncios